Actualizado el 5th January 2022 by ICRtranslations

Una de las cosas que más sorprenden a los británicos de los españoles el hecho de tener dos apellidos. Por lo que se ve, es algo tremendamente confuso y difícil de entender. Si vives en el Reino Unido, seguro que sabes de lo que hablo.

En mis casi seis años viviendo en Inglaterra mi nombre completo (Irene Corchado Resmella) ha sufrido todo tipo de modificaciones en diversos trámites y documentos. El error más común (y comprensible) es obviar el primer apellido, pensando que es un middle name y escribir nombre + segundo apellido. También hay cosas más curiosas, como ignorar mi nombre y escribir a un tal Corchado Resmella sin poner Ms ni nada, por lo que el primer apellido pasa a ser mi nombre. Y ya luego está mi vecino, que, por algún extraño motivo que no llego a entender, supuso que mi novio y yo estamos casados y que yo llevo su apellido. Ahí es nada.

Tengo por costumbre utilizar siempre el nombre completo y corregir cualquier error en los documentos oficiales. Entiendo que es un engorro tener que estar corrigiendo de forma continua a la gente y que mucha gente no lo haga, pero es algo recomendable para evitar futuros problemas en trámites burocráticos tras volver a España.

En este punto es cuando resuelvo una duda frecuente que me plantean muchos clientes cuando solicitan presupuesto de traducción jurada de documentos que presentan algún fallo: un traductor jurado no debe corregir en su traducción errores del documento original.

Las traducciones juradas llevan al final una certificación oficial en la que se confirma que es una «traducción fiel y completa» del original. Por lo tanto, el traductor no omite ni corrige información. Esto quiere decir que, si en un documento escriben mal tu nombre, el error se trasladará también a la traducción, con una nota entre corchetes para indicar que se trata de un error en el original. Con errores tipo escribir «Munoz» en lugar de «Muñoz» puede que no haya mucho problema, pero si escriben tu nombre seguido del segundo apellido, por ejemplo, hay cierto riesgo de que no acepten la traducción jurada en España. Todo dependerá de lo escrupuloso que sea el funcionario de turno que reciba la traducción.

Para evitar problemas a tu vuelta a España, lo mejor es asegurarte de que tu nombre completo aparezca escrito correctamente en cualquier documento oficial susceptible de necesitar traducción jurada al español en el futuro.

Estos son algunos ejemplos:

  • documentos bancarios y extractos de cuentas;
  • recibos de nóminas (payslips);
  • contrato de trabajo y alquiler;
  • formularios de impuestos, como el P45 y el P60;
  • cartas de referencia laboral;
  • certificados (de naturalización, antecedentes penales, matrimonio, divorcio…)
  • cartas del Council Tax;
  • pólizas de seguros;
  • denuncias policiales (si pierdes o te roban el DNI en el Reino Unido, debes notificar de ello a las autoridades españolas y necesitarás la denuncia de pérdida o robo traducida al español para obtener el DNI nuevo).

© ICR Translations. Todos los derechos reservados.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD

Este artículo se publica únicamente a título informativo y en ningún caso constituye asesoramiento jurídico. No tomes decisiones basándote en la información aquí publicada y sin recibir asesoramiento profesional previo. ICR Translations no se responsabiliza de las pérdidas ni los daños ocasionados como resultado de o relacionados con el uso de esta web.

Irene Corchado Resmella, traductora independiente en Edimburgo. Además de Chartered Linguist y miembro del CIOL, soy traductora jurada inglés<>español nombrada por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Como traductora jurídica, me especializo en derecho de sucesiones de Inglaterra y Gales, España y Escocia. También soy miembro afiliado de STEP. ICR Translations está registrado con ICO y cuenta con seguro de responsabilidad civil.

error: © Todos los derechos reservados
Share This