Imagina que vas a la frutería de una gran cadena de supermercados y le dices al frutero que 4 euros por un kilo de aguacates es una barbaridad, porque el frutero de tu pueblo vende el kilo de kiwis a 2 euros. ¿Qué crees que te diría?

Ahora imagina que quieres salir a comer un menú del día y tienes estas dos opciones:

Nombre del establecimiento Tasca M El mirador de S
Tipo de establecimiento Bar-restaurante familiar Restaurante
Precio del menú 10 € 18 €
Opciones de postre Yogur, flan de huevo y fruta Tiramisú y tartas caseras
Vino incluido Pitarra Vino de bodega de la zona
Servicio Amable, pero nada destacable. Hay que llamar varias veces a los camareros para que vengan. Personal bien informado sobre los productos, capaz de ofrecer sugerencias a los clientes. Camareros atentos.
Ubicación Local interior en bocacalle estrecha. Local amplio. Terraza con vistas.

 

Si vas a El mirador de S y le dices al camarero que rebaje el precio del menú, porque la Tasca M tiene un menú de 10 euros, ¿qué crees que te diría?

En ambos casos comparar los productos y los servicios ofrecidos basándose únicamente en el precio es un error, ya que las opciones no son comparables. En el caso de las fruterías, el producto no es el mismo, ni tampoco el tipo de establecimiento, ni el servicio. En el segundo caso ocurre lo mismo: el tipo de establecimiento, el servicio, la variedad y calidad de los postres y la ubicación son diferentes.

Por lo tanto, para poder comparar productos o servicios y tomar una decisión basándote solo en el precio, debes asegurarte de que los productos o servicios sean exactamente iguales. Si no, no son comparables y resultaría absurdo pedir al proveedor más caro que rebaje su precio al de otro proveedor que ofrezca un producto o servicio inferior.

Uno no va por fruterías y bares pidiendo descuentos en el precio de la fruta o los menús, pero los traductores jurados sí recibimos a menudo un «Pues Fulanito me lo hace por la mitad. ¿Me lo harías por menos?» como respuesta a nuestros presupuestos. Resulta bastante insultante, por el mismo motivo por el que al dueño del restaurante El mirador de S le parecería insultante que fueras allí pidiendo un descuento porque la tasca de la esquina tenga un menú más barato.

El cliente es, por supuesto, libre de pedir presupuestos, comparar y finalmente elegir al proveedor de traducción que mejor se adapte a sus necesidades, al igual que puede ir comparando los menús de todos los restaurantes de la ciudad y finalmente entrar en el que mejor le convenga. Lo que no es aceptable es recibir este tipo de comentarios y propuestas de participar en regateos absurdos.

Como ya hemos visto arriba, no se pueden comparar productos o servicios que no sean exactamente iguales y esto se aplica también a la traducción jurada. No hay dos traducciones idénticas, ni tampoco dos traductores iguales, por lo que es bastante improbable que recibas dos presupuestos idénticos para la traducción jurada de un documento.

Abajo muestro dos ejemplos de traductores jurados que, en teoría, ofrecen lo mismo (una traducción jurada), pero en realidad ofrecen un servicio y una experiencia al cliente distintos, por lo que el precio es también distinto:

Nombre A B
¿Traductor jurado?
Años de experiencia como traductor jurado

6

Traduce a tiempo completo como profesional autónomo.

1

Tiene otro trabajo principal y traduce solo de vez en cuando.

¿Autónomo? No
Lugar de residencia Londres Pueblo de provincia española
¿Miembro de alguna asociación? No
Formato Papel de calidad, sobre rígido. Folios de 60 g
Entrega de documentos Envío postal certificado con garantía de entrega en 24 horas y código de seguimiento. Envío estándar. A veces llega en dos días, a veces en cuatro.
Métodos de pago Con factura. Transferencia bancaria, Paypal, Transferwise. Paypal y sin factura.
Asesoramiento previo

Sí.

Conoce los últimos cambios y requisitos en cuanto a legalización de documentos y compulsas y comparte experiencias de clientes previos que le puedan ayudar.

No.

Se limita a traducir lo que le llega sin cerciorarse de si el original está debidamente legalizado.

Precio por traducir un certificado de nacimiento 45 € 25 €

 

Si nunca has utilizado los servicios de A y B, a la hora de decantarte por un traductor u otro debes tener en cuenta que no puedes comparar por calidad, ya que no sabes de antemano el nivel de calidad de traducción que vas a recibir. Cuando la diferencia de precio es grande, los demás elementos son importantes para elegir un servicio u otro. Tras recibir varios presupuestos, analiza la experiencia recibida hasta ahora y hazte las siguientes preguntas sobre cada traductor:

  • ¿Ha respondido rápido a tu solicitud de presupuesto?
  • ¿Ha respondido a tus dudas y preguntas?
  • ¿Ha enviado un presupuesto formal con toda la información detallada y el proceso o un simple comentario en el cuerpo de un correo electrónico?
  • ¿Te ha informado de sus términos y condiciones de entrega, pago y cancelación?
  • ¿Tienes que perder tiempo en entregar y recoger documentos o el servicio incluye envío postal certificado?
  • ¿Ofrece varias opciones de servicio, tales como estándar y urgente?
  • ¿Ofrece varias opciones de pago?
  • ¿Tienes alguna referencia del traductor? ¿Tiene página web o perfil en línea y una dirección de correo profesional (no de Gmail o Hotmail)?
  • ¿Qué impresión general te ha dado el trato recibido hasta ahora? ¿Te genera confianza y profesionalidad?

Un traductor establece sus tarifas teniendo en cuenta su situación personal y todos los factores que influyen en el servicio general que ofrece. Lo justo es que, como cliente, tengas eso en cuenta a la hora de analizar precios y comparar presupuestos de varios proveedores.

La decisión final será siempre tuya, pero recuerda: el regateo de las tarifas de un profesional (sea frutero, dueño de restaurante o traductor) está fuera de lugar.

 

Aviso: los ejemplos mostrados en el artículo son inventados y no se basan en ningún establecimiento o traductor real específico.

© 2010-2017 – ICR-Translations.com. Todos los derechos reservados.

¿Qué te ha parecido el artículo? Cuéntamelo en los comentarios.

Si necesitas los servicios de un traductor jurado en Oxford, ponte en contacto para pedir presupuesto.
Suscríbete al boletín mensual para no perderte ningún artículo en español.

IRENE CORCHADO RESMELLA es traductora profesional residente en Oxford. Además de Chartered Linguist y miembro del CIOL, es traductora jurada inglés<>español nombrada por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Se especializa en traducción jurada y jurídica (principalmente testamentos y sucesiones) y trabaja con abogados, notarios y clientes particulares. ICR Translations está registrado con el Information Commissioner's Office (ICO) y cuenta con seguro de responsabilidad civil. Ponte en contacto

Share This
error: © Todos los derechos reservados

SUSCRÍBETE y recibe el boletín mensual con los últimos artículos

Privacidad

¡Listo!