Si alguna vez necesitas legalizar o traducir documentos oficiales escucharás términos como «legalización», «certificación», «compulsa» o «traducción jurada». Si, además, vives en el Reino Unido, escucharás también certified copy y certified translation. La similitud entre algunas palabras en español y en inglés, así como las diferencias en ciertos trámites y la regulación (o no) de la profesión del traductor jurado hacen que a menudo se confundan términos y el cliente no sepa exactamente qué debe hacer.

A continuación explico qué significan algunos de los términos habituales relacionados con la traducción jurada y la legalización de documentos en España y el Reino Unido.

Compulsa

Compulsar un documento consiste en cotejar una copia con el documento original y establecer la exactitud de aquella con este. En España se pueden compulsar documentos en ayuntamientos, administraciones y notarías, por ejemplo. A las copias compulsadas en el Reino Unido se les llama certified copies y generalmente la compulsa se hace en una notaría o un bufete de abogados. Además, se pueden compulsar copias de documentos como pasaportes, facturas y extractos de cuenta en las oficinas de correos.

Certificación

Una certificación es una fórmula utilizada para hacer constar algo por escrito de forma oficial por parte de una autoridad competente. Se puede certificar, por ejemplo, que el contenido de una copia concuerda con el original (por lo que la fórmula de una compulsa sería un tipo de certificación) o que una traducción es fiel y completa del original (certificación incluida en una traducción jurada).

Legalización

Es el procedimiento que otorga validez legal a un documento público. Hay diversos tipos, aunque para los países firmantes del Convenio de la Haya existe un proceso simplificado de legación única mediante la Apostilla de la Haya, que certifica la autenticidad de la firma que aparece en el documento. La Apostilla permite que el documento pueda surtir efecto en otro país firmante del Convenio. Se pueden apostillar documentos judiciales, administrativos e incluso certificaciones oficiales y autenticaciones notariales de firmas en documentos privados. La legalización es un trámite previo a la traducción jurada (con algunas excepciones, como los documentos educativos).

Traducción jurada

La traducción de documentos para trámites oficiales en España (traducción jurada) es una actividad profesional regulada que solo pueden ejercer los traductores jurados nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Cada traductor jurado cuenta con un carné acreditativo y un número identificativo. Una traducción jurada debe incluir la certificación oficial del traductor, su firma y sello. Además, la traducción debe ir acompañada de una copia del original fechada y sellada por el traductor.

Para referirnos a la traducción jurada en inglés hablamos de sworn translation y para referirnos a un traductor jurado hablamos de sworn translator. Si tienes un documento en inglés emitido por alguna autoridad británica que debes traducir al español, lo que necesitas es una Spanish sworn translation.

En el Reino Unido no existe la figura del traductor jurado como la que tenemos en España, por lo que una autoridad británica no te va a pedir una sworn translation al inglés de tus documentos, sino una certified translation, de ahí que haya confusión con el tipo de traducción que se necesita. Una certified translation es aquella que lleva la certificación, la firma y el sello del traductor, de forma similar a una traducción jurada (con algunas diferencias de formato y contenido) y es aceptada por las autoridades. La principal diferencia es que en el Reino Unido cualquier traductor puede convertirse en certified y un traductor jurado ha obtenido el nombramiento tras aprobar exámenes o completar un mínimo de créditos en traducción jurada y jurídica en la universidad. Para garantizar un servicio de calidad, las autoridades británicas aconsejan contactar a un traductor certified que sea miembro de alguna asociación profesional como Chartered Institute of Linguists. Los traductores jurados de un idioma nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores están habilitados para trabajar en ambas direcciones (por ejemplo, de inglés a español y de español a inglés), por lo que, si además es miembro de Chartered Institute of Linguists, cumple los requisitos y las recomendaciones de las autoridades británicas para los certified translators.

Para más información lee mi artículo sobre el proceso de legalización de documentos y traducciones juradas para vivir en el Reino Unido.

Como traductora jurada de inglés nombrada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y registrada en el consulado español de Londres y como miembro de Chartered Institute of Linguists puedo ayudarte con la traducción jurada al inglés o al español de tus documentos. Ponte en contacto para recibir presupuesto.

© 2010-2017 – ICR-Translations.com. Todos los derechos reservados.

¿Qué te ha parecido el artículo? Cuéntamelo en los comentarios.

Suscríbete al boletín mensual para no perderte ningún artículo en español.

IRENE CORCHADO RESMELLA es traductora y redactora de contenido y vive en Oxford. Es traductora-intérprete jurada EN<>ES especializada en traducción jurídica, turística y de marketing. Combina sus habilidades lingüísticas con conocimientos de marketing de contenidos y una mente creativa para transmitir el mensaje correcto a tus clientes. Bloguera de viajes (EN y ES) en Piggy Traveller.
Share This